Clásicos

Buñuelos de yuca

Image
8 porciones

La cocina era el territorio de Luisa Lugo y los niños sólo podíamos entrar cuando ella lo permitía. Una de esas ocasiones especiales era el día en que ella hacía sus buñuelos de yuca. Los niños podíamos “ayudar” amasando las bolitas, que variaban en tamaño, según las manitas que las moldearan. En aquel entonces, se molía la yuca hervida en un molino a mano. Hoy en día yo los hago rapidísimo con mi procesador de alimentos.


ingredientes

Para los buñuelos

  • 5 tazas de yuca picadita
  • 5 tazas de agua
  • 2 cucharaditas de sal
  • 1 huevo entero y una yema
  • 4 tazas de aceite de maíz

  • Para el almíbar

  • 3 tazas de papelón rallado
  • 7 clavos de especia
  • 1 taza de agua
Almíbar de papelón

Ralla el papelón y colócalo en una olla. También puedes utilizar uno que ya viene rallado en una bolsita. Vierte el agua en la olla y agrega los siete clavos de especia. Déjalo hervir hasta que engruese un poco. Para saber si está listo, coloca una gotica sobre un plato seco. Cuando la gota de almíbar permanezca bien formada, debes bajar el fuego, de forma tal de mantener el almíbar ligeramente caliente para el momento de servir, pero sin que continue hirviendo. Recuerda hacer el almíbar con mucha cautela, pues alcanza temperaturas muy altas. No desatiendas la cocina mientras lo estás preparando. También puedes hacerlo con antelación y sólo calentarlo minutos antes de servir. Baña los buñuelos con el almíbar cuando ya los hayas llevado a la mesa.


Publicidad / Anuncie aquí

preparación

En una olla, coloca la yuca picadita con las cinco tazas de agua y cocínalas hasta que ablanden, unos 30 minutos. Cuela la yuca y déjala enfriar.

Pásala por el procesador de alimentos y déjala caer en el recipiente de la batidora.

Ahora añade la sal, el huevo entero y la yema adicional. Bate hasta lograr una masa homogénea.

Moldear y freír los buñuelos

Retira la masa del recipiente de la batidora y amásala durante cinco minutos. Mójate bien las palmas de las manos y toma un poquito de masa para darle forma redonda.

Colócalos con orden sobre una bandeja con papel encerado. Sigue formando las bolitas hasta que hayas utilizado toda la masa.

Pon el aceite en una olla y caliéntalo bien. Cuidadosamente, sumerge uno a uno los buñuelos, tratando de que el aceite los cubra por completo para que no se abran.

Si la sartén no fuera suficientemente profunda y el aceite no los cubriera, báñalos utilizando la cuchara de madera. Se trata de que los buñuelos sellen para que no se abran. No pongas demasiados en la sartén.

El secreto para freír en aceite es ir metiendo buñuelos a medida que vas sacando, es decir, si sacas uno listo, mete uno y así sucesivamente. Esto se hace para evitar cambios bruscos de temperatura en el aceite y para lograr una cocción más uniforme.

Cuando saques los buñuelos, colócalos en una bandeja con suficiente papel absorbente para eliminar la mayor cantidad posible de aceite

A medida que vayas friendo, mételos en el horno a temperatura muy baja, para mantenerlos calientes hasta el momento de servir.

Publicidad / Anuncie aquí
Image
Image

Image
Image
Image




{mos_fb_discuss:5}



Todo el material contenido en este website está protegido electrónicamente. Copyright © 2005 NK Publicaciones C.A. Todos los derechos reservados. Condiciones de uso y políticas de privacidad