Clásicos

Carpaccio de lomito

Image

Este delicioso plato fue creado por Giuseppe Cipriani, dueño del legendario Harry’s Bar de Venecia, quien se inspiró en los cuadros del famoso pintor veneciano Vittore Carpaccio.


ingredientes

  • 500 g de lomito en rebanadas delgaditas
  • pimienta negra
  • 100 g de queso parmesano
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • hojas de albahaca fresca

una tradición de 800 años

El famoso Parmigiano-Reggiano es considerado por los conocedores como el único queso que debe acompañar un buen plato de pasta. Una vez que uno lo prueba, nunca olvida su sabor. Originario del norte de Italia, su nombre proviene de las áreas donde se produce: Parma y Reggio Emilia, donde, desde hace más de 800 años ha permanecido inalterable la fórmula del famoso queso italiano. Por eso se le conoce como el “queso de los ocho siglos”. Hoy el parmigiano-reggiano es el mismo que saborearon tantos personajes de la historia.



Publicidad / Anuncie aquí

preparación

Pide que te rebanen el lomito en lonjas bien delgaditas. Cubre con ellas el plato. Decora con albahaca, aceite de oliva y pimienta negra. Por último, coloca los rulitos de parmesano antes de servir.


un plato con historia

Vittore Carpaccio fue un pintor veneciano que nunca imaginó que acabaría siendo más famoso por la gastronomía que por su pintura. Carpaccio sentía una predilección especial por el color rojo, por lo que lo mantuvo siempre presente en su producción pictórica.

Fue precisamente ese color el que inspiró a Giuseppe Cipriani, dueño del legendario Harry´s Bar de Venecia, para darle el nombre a un plato de su creación.Y es que el primer carpaccio fue preparado en honor a la condesa Amalia Nani Mociniego, a quien el médico había prohibido comer carne cocida. Cipriani se las ingenió para servirle un plato crudo exquisito que la condesa pudiese disfrutar: tomó un trozo de lomito, lo cortó en finísimas láminas y las colocó en el plato. Después, le añadió aceite de oliva, sal, pimienta y queso parmesano.

La condesa, encantada con su plato, le preguntó el nombre. Cipriani asoció los tonos rojos presentes en la pintura de Carpaccio con el color del plato que acababa de inventar y lo llamó, sin pensarlo mucho, Carpaccio.


Publicidad / Anuncie aquí
Image

Lonjitas de parmesano

Para acompañar y decorar el carpaccio, simplemente saca las lonjitas directamente del trozo con un pelador de papas. Saldrán mucho más delgadas y bonitas que si utilizaras el cuchillo.



{mos_fb_discuss:5}



Todo el material contenido en este website está protegido electrónicamente. Copyright © 2005 NK Publicaciones C.A. Todos los derechos reservados. Condiciones de uso y políticas de privacidad